Lucir radiante mientras llevas una vida agitada y una apretada agenda no es tan difícil como crees. Existen sencillos trucos que si usas como hábitos no solo te ayudarán a lucir radiante, sino también a disfrutar al máximo de los días y tu belleza.

Descansa bien

1

Descansa bien

Para lograr tener una piel perfecta no solo debes cuidarla a diario, también es necesario que duermas lo suficiente (8 horas cada día), así tu organismo logrará eliminar la tensión que a lo largo del día se va acumulando en los distintos órganos del cuerpo, incluida la piel.


Date un refrescante baño

2

Date un refrescante baño

Comienza el día con un delicioso baño caliente, cuando lo haces estimulas la circulación, trayendo más sangre y nutrientes a tu piel. Además, resulta ser un buen refugio en momentos de incertidumbre, porque no solo limpia tu cuerpo sino también aclara tu mente y libera el estrés. Disfrútalo con Palmolive® Naturals® Hidratación radiante* y mantén tu piel limpia y lista para empezar tu día.


Protégete del sol

3

Protégete del sol

Sabemos que el sol es indispensable para nuestra vida; favorece la circulación sanguínea y facilita la actividad de las neuronas. Sin embargo, la exposición intensa, puede producirte efectos negativos como: quemaduras en la piel, envejecimiento, manchas... entre otros daños. Usa a diario protector solar y disfruta de manera saludable del sol y de una hermosa piel.


Sonríe

4

Sonríe

Hacerlo no solo proporciona una serie de beneficios para la salud, también nos hace ver hermosas y radiantes a diario. La sonrisa moviliza muchos músculos de la cara, que se mantendrán tonificados y reflejando una piel con buena tensión sobre ellos. Además, al sonreír se liberan muchas sustancias positivas para el organismo (endorfinas) las cuales nos ayudan a lucir una piel radiante.