Cuando llega el verano la playa es el mejor destino para relajarnos, divertirnos y vernos espectaculares en ese traje de baño que tanto nos encanta. Para que así sea, mantener nuestras piernas depiladas es muy importante y hacerlo de manera que no afecte la apariencia de nuestra piel. Presta atención a las siguientes recomendaciones y tendrás unas piernas listas para la playa.

Qué debes tener en cuenta antes de la depilación

Primero, considera cuál es el método de depilación para piernas más apropiado, a continuación repasaremos los más reconocidos:

  • Afeitado en húmedo: En ella se usa una navaja que se desliza sobre la piel húmeda para cortar el vello en la superficie. Es rápida, efectiva e indolora; pero debe hacerse con frecuencia y puede ser agresiva para la piel.

  • Máquina eléctrica: La disposición de las cuchillas extraen cuidadosamente el vello desde la raíz. Es rápida, segura e ideal para pieles sensibles; aunque su efecto no es tan duradero como el del afeitado en húmedo.

  • Crema depilatoria: Esta disuelve químicamente el vello de la piel. Es inodora, económica y deja tus piernas más suaves; no es adecuada para pieles sensibles.

  • Cera: Se aplica en dirección al crecimiento del vello y al solidificarse se colocan tiras de tela y se tira de ellas rápidamente. Deja tu piel suave y libre de vellos por más tiempo; puede ser algo dolorosa, pero vale la pena.

Para lograr mejores resultados debes exfoliar tu piel tres o cuatro días antes de la depilación, así eliminarás las células muertas y prevendrás que algunos vellos se entierren bajo tu piel. Compleméntala con una exfoliación diaria durante el baño con Palmolive® Naturals Avena y Azúcar Morena y así tu piel quedará espectacular.

Al momento de la depilación

El mejor momento para depilarse es después del baño, esto debido a que los poros de tu piel se encuentran más abiertos, así tu depilación será más cómoda y menos dolorosa; otra alternativa es remojar tus piernas con agua tibia antes de la depilación.

Después de esto seca muy bien tus piernas, no deben quedar restos de agua, aceites o jabón que dificulten la acción de productos como la máquina eléctrica, las ceras y las cremas para depilar.

Siempre que realices este proceso revisa las instrucciones del fabricante del producto para depilar, calienta la cera con cuidado y retírala a tiempo, unos minutos de más podrían lastimar tu piel.

Después de la depilación

Aplica un chorro de agua fría directamente sobre la zona depilada, esto calmará la irritación y el ardor en la piel, y aplícate crema humectante. Algunas cremas especiales retardan el crecimiento del vello, además ayudan a fortalecer la piel.

Después de depilarte no te expongas al sol, deja pasar por lo menos un día, recuerda siempre mantener la hidratación de la piel y estar atenta al crecimiento de los vellos, ya que entre más largos serán más difíciles de depilar.

¿Tienes algún secreto para que la depilación quede perfecta sin afectar tu piel? Compártela con nosotros.