Las frutas evocan múltiples sensaciones y recuerdos, no solo por su dulce sabor y su uso en una gran variedad de postres y platos sino por sus característicos aromas. Estos aromas se utilizan ampliamente en aromaterapia por tener determinados efectos en los sentidos y beneficios para la salud que tú también puedes disfrutar en tu día a día utilizando diferentes métodos para envolverte en una intensa y frutal sensación olfativa.

Cítricos

1

Cítricos

Está comprobado que los aromas como el limón y la naranja tienen propiedades revitalizantes para llenarte de energía, así como para neutralizar el estrés y aliviar síntomas físicos como las sensaciones de náuseas y debilidad. Puedes aprovechar los beneficios de las frutas cítricas utilizando unas gotas de aceite esencial de toronja, limón o mandarina en tus muñecas y detrás de las orejas antes de una reunión importante, para eliminar la ansiedad.


Dulces

2

Dulces

Ciertos aromas herbales como la hierbabuena y la lavanda han demostrado tener la capacidad de elevar la productividad y la sensación de felicidad, así como ciertos olores frutales que se caracterizan por una ácida frescura como la fresa y otros frutos rojos. Potencializa tu capacidad de concentración y memoria encendiendo velas aromáticas de fresas, frambuesas o cerezas en tu espacio de trabajo para revitalizarte con la dulzura de su fragancia.


Sensuales

3

Sensuales

Las frutas tropicales son un símbolo de exotismo y sensualidad, por lo cual su aroma evoca pasión, vitalidad y alegría, e incluso se ha comprobado que algunas de ellas, como la piña, tienen efectos sobre la textura y también en el aroma de la piel. Renuévate utilizando Palmolive® Naturals® Yoghurt y Frutas en el momento del baño realizando un masaje corporal suave con una esponja o cepillo de fibras naturales y deja que su aroma frutal envuelva tu piel en una intensa sensación de hidratación seductora y revele su brillo interior.


Relajantes

4

Relajantes

Los aromas tradicionales asociados con la relajación son herbales o maderosos, como la lavanda y el jazmín, sin embargo, frutos como la manzana verde también han demostrado tener el poder de relajar determinadas partes del cerebro con su suave aroma. Esta fragancia tiene, además, la ventaja de sanar condiciones como la migraña y la fatiga crónica, por lo cual es ideal para quemar en un pebetero en tu habitación después de un largo día de trabajo durante tu rutina de relajación. Disfrútala al máximo durante un baño caliente o junto con una taza de té para terminar el día en una sutil tranquilidad.


¿Qué aromas frutales despiertan tus sentidos?