Las fresas no sólo son un delicioso alimento rico en antocianinas, flavonoides, minerales como el magnesio y el potasio, e incluso vitamina K, también son uno de los más grandes regalos de la naturaleza para nuestra piel. Combina esta bomba de nutrientes con la dulce hidratación antiséptica de la miel para obtener la mezcla más poderosa de ingredientes naturales para nutrir tu rostro y descubre su versatilidad leyendo sobre otros ingredientes que puedes añadir para variar la rutina y satisfacer cada una de las necesidades de tu piel.

Las fresas no sólo son un delicioso alimento rico en antocianinas, flavonoides, minerales como el magnesio y el potasio, e incluso vitamina K, también son uno de los más grandes regalos de la naturaleza para nuestra piel. Combina esta bomba de nutrientes con la dulce hidratación antiséptica de la miel para obtener la mezcla más poderosa de ingredientes naturales para nutrir tu rostro y descubre su versatilidad leyendo sobre otros ingredientes que puedes añadir para variar la rutina y satisfacer cada una de las necesidades de tu piel.

Hidratante

1

Hidratante

Elige unas pocas fresas muy maduras y hazlas puré con un tenedor en un recipiente, añade una cucharada de miel y mezcla bien. Agrega dos cucharadas de crema batida y bate la mezcla hasta que luzca homogénea. Aplícala en tu rostro con un pincel limpio y suave o con las yemas de tus dedos, déjala reposar veinte minutos y retírala con un pañuelo suave humedecido con agua tibia. La crema actuará como hidratante, al mismo tiempo que la miel y las fresas nutrirán tu piel y estimularán la producción de colágeno para mantenerla firme y suave.


Purificadora

2

Purificadora

Añade a la mezcla de puré de fresas y miel dos cucharadas de yoghurt natural a temperatura ambiente, mezcla bien y aplica sobre tu rostro utilizando las yemas de tus dedos. Esta mascarilla es un poderoso purificador de la piel ya que las fresas contienen ácido salicílico, la miel tiene propiedades antisépticas y el yoghurt es un alimento rico en ácido láctico y zinc, por lo cual limpian profundamente los poros, exfolian suavemente y desinflaman las lesiones causadas por el acné.


Exfoliante

3

Exfoliante

Si agregas una cucharada de avena en polvo a la mezcla de puré de fresas y miel obtendrás una pasta gruesa que además es un poderosísimo exfoliante. Los gránulos de la avena retirarán el exceso de células muertas de tu piel mientras la nutren, ya que este milenario cereal tiene propiedades antiinflamatorias que reducen los signos visibles de condiciones cutáneas como eczema, rosácea, y alergias, además de ayudar a la piel a renovarse más uniforme, limpia y radiante.