Cuando exfolias tu piel eliminas las células muertas que quedan adheridas a la capa superior de tu piel dejándola limpia, suave y tonificada, además ayudas a tu piel a absorber mejor los nutrientes y estimular su oxigenación. Ahora que sabes lo importante que es la exfoliación pon en práctica estos trucos para mejorar los resultados de este tratamiento de belleza.

Compartir en

1

Escoge un método exfoliante

Si vas a usar productos exfoliantes debes tener en cuenta varios aspectos, por ejemplo: que no irriten la piel, que cumplan una acción hidratante y no sean grasosos. También existen métodos caseros que incluyen ingredientes naturales como la avena y el azúcar morena que resultan muy efectivos.


2

Determina la frecuencia para exfoliarte

Tu tipo de piel ayuda a definir la frecuencia con la que debes exfoliarte, si es sensible o grasa puedes realizarla dos o tres veces por semana, en cambio, si tu piel es seca con una vez a la semana será suficiente.


3

Usa un guante para exfoliar

Prueba con un guante de exfoliar para tu cuerpo, preferiblemente fabricado con esponja vegetal, su textura promueve la circulación y el crecimiento de nuevas células. Al finalizar la exfoliación enjuágate con agua fría, así retirarás los sobrantes de piel muerta que quedan en tu piel y lograrás reducir el tamaño de los poros.


4

Aplica los productos exfoliantes sobre tu piel húmeda

Cuando uses productos exfoliantes aplícalos sobre tu piel húmeda, esto permite que estos productos actúen mejor sobre la piel, además de retirar toda clase de impurezas.


5

Ten en cuenta la temperatura del agua

Al exfoliarte no uses agua caliente, utiliza agua tibia que abre tus poros sin irritar tu piel, al final usa agua fría para ayudar a cerrar los poros que quedan abiertos al exfoliar tu piel; por último seca tu piel delicadamente, sin frotarla ni maltratarla.


6

Prueba un baño exfoliante

Empieza el día renovada con un suave baño exfoliante cada mañana, usa Palmolive® Naturals Avena y Azúcar Morena y contágiate con una sensación renovante que reflejarás en una piel más radiante.


7

Haz masajes sobre tu piel

Al experimentar ese suave baño exfoliante, frota sobre tu cuerpo con movimientos circulares jabón Palmolive® Naturals Avena y Azúcar Morena, comenzando con la planta de tus pies y subiendo lentamente por toda tu piel. Cuando llegues al rostro haz movimientos más suaves que estimulen la circulación cutánea.


8

Conoce tu cuerpo

Para mejorar los beneficios de la exfoliación tómate el tiempo para conocer tu cuerpo, presta atención a aquellas zonas más secas y ásperas, como los codos y las rodillas que acumulan más células muertas. Realiza masajes con cremas para mejorar su hidratación.


9

Cuida tu piel

No realices una exfoliación profunda si tu piel está recién depilada, quemada por el sol o con heridas, tu piel necesita tiempo para recuperarse. Prefiere una exfoliación suave durante el baño, prueba con Palmolive® Naturals Avena y Azúcar Morena.


10

No te excedas con la exfoliación

Las células muertas toman unos días para acumularse, si realizas exfoliaciones fuertes repetidamente puedes afectar a las células vivas, aumentando la posibilidad de dañar e irritar tu piel. En vez de usar métodos abrasivos con frecuencia usa diariamente Palmolive Naturals® Avena y Azúcar Morena.