5 hábitos fáciles de cuidado bucal para aplicar hoy mismo

Madre e hijas felices lavándose los dientes

Si a lo largo de los años su cuidado bucal ha sido más bien inconstante, pero le interesa mejorar su rutina, tenemos buenas noticias: ¡Hacerlo es muy fácil! Para ello, concéntrese primero en establecer el nuevo hábito. Una vez logrado, las personas tendemos a realizar las tareas automáticamente según la situación. Póngase metas realistas e intente cumplir con su hábito todos los días a la misma hora durante 10 semanas y tome nota de sus logros. Sin importar cuáles hayan sido sus hábitos de cuidado bucal en el pasado, nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo con estos cinco sencillos hábitos para una boca saludable.

1. Antes que nada, cepíllese los dientes

 

ANTES DEL DESAYUNO

 

Adopte el hábito de lavarse los dientes tan pronto como se levante. La sensación de frescura en la boca no sólo es una forma muy agradable de empezar el día, sino que cepillarse los dientes justo después de levantarse elimina las bacterias acumuladas a lo largo de la noche y evita que su desayuno con café formen placa.

 

CONSEJO: Para refrescar la boca después del desayuno, use un enjuague bucal. Si tiene prisa, enjuáguese la boca con agua. Lo importante aquí es enjuagar los restos de alimentos.

 

2. Ponga un temporizador

 

DOS MINUTOS

 

Hay muchas personas que se cepillan los dientes con regularidad, pero no durante el tiempo necesario para eliminar bien la placa. Use un temporizador para calcular dos minutos cada vez que se lave los dientes para asegurarse de cepillarlos durante el tiempo recomendado.

CONSEJO: Convierta su cepillado en algo que disfrute y aproveche como escuchar una canción, ver las noticias o ponerse al corriente con un podcast.

3. Cepíllese la lengua

DOS VECES AL DÍA

Después de cepillarse los dientes, use un limpiador lingual. Raspar su lengua con suavidad para eliminar la placa le servirá para deshacerse de bacterias que, de otro modo, podrían terminar en sus dientes. Usar hilo dental todas las noches también le ayudará en la batalla contra estos microorganismos.

CONSEJO: Los raspadores linguales y el hilo dental también pueden ayudar a mantener el mal aliento bajo control.

4. Evite los refrescos

USE UN POPOTE

Si no puede evitar tomar bebidas azucaradas como los refrescos, trate de usar un popote para que la bebida no toque los dientes. Lo mejor es dejar de tomar este tipo de bebidas por completo, ya que están asociadas con problemas de salud que van desde las caries hasta una mayor mortalidad.

CONSEJO: Para facilitar esta tarea, tenga popotes metálicos reutilizables en el cajón de los utensilios, en el coche y en la oficina.

5. Coma verduras crujientes

ENCUENTRE SU FAVORITA

Los lineamientos nutricionales del Departamento de Agricultura de los EUA (USDA) recomiendan un consumo diario de 5 a 13 porciones de fruta y verduras como parte de una dieta adulta balanceada. Comer verduras crujientes con regularidad mantiene la boca sana. Esto se debe a que masticar estimula la salivación, que actúa como un enjuague natural para la boca.

CONSEJO: Elija una verdura cruda que le guste, como la zanahoria, y consúmala como aperitivo entre comidas.

 

 

 

 

 

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

Cómo USAR HILO DENTAL

  1. Saque de 45 a 60 cm de hilo dental del dispensador.

  2. Enrolle los extremos del hilo en sus dedos índice y medio.

  3. Sujete el hilo con firmeza alrededor de cada diente formando una C; mueva el hilo hacia adelante y hacia atrás jalando y empujando, de arriba hacia abajo contra el lado de cada diente.

Cómo CEPILLARSE

  1. Ponga el cepillo en un ángulo de 45 ° con respecto a la línea de las encías. Mueva el cepillo de atrás hacia adelante, y repita dichos movimientos en cada diente.

  2. Cepille la superficie interna de cada diente, usando la misma técnica de atrás hacia adelante.

  3. Cepille la superficie masticatoria (parte de arriba) del diente.

  4. Use la punta del cepillo para cepillar la parte de atrás de cada diente –con cepilladas de adelante y atrás, arriba y abajo, en la parte superior e inferior.

  5. No se olvide de cepillar la lengua para quitar el mal olor causado por las bacterias.

No ignore su salud bucal

El cepillado y el hilo dental son las claves para una sonrisa saludable. Consulte los productos para encontrar cuál es el correcto para usted.