Faringitis estreptocócica y amígdalas: ¿Están relacionadas?

Madre e hija felices

Quizá empiece como un simple dolor de garganta, pero la faringitis estreptocócica puede convertirse en una infección dolorosa. Descubra las causas de esta enfermedad, sus síntomas y cómo está relacionada con las amígdalas.

Causas de la faringitis estreptocócica

De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los EUA (CCPEEU), en la mayoría de los casos el dolor de garganta es causado por un virus y solo entre el 20 y el 30 % por bacterias. Estos últimos son casos de faringitis estreptocócica. Las bacterias responsables de la infección son los estreptococos del grupo A. Los CCPEEU señalan que este grupo de bacterias también puede causar muchas otras infecciones, incluida la fiebre reumática y la fiebre escarlata.

Las infecciones estreptocócicas son altamente contagiosas y se extienden con facilidad. Además, son más comunes en los niños pequeños y se presentan más frecuentemente en el invierno y al inicio de la primavera, de acuerdo con Mayo Clinic. Las personas con niños pequeños también son más vulnerables. Los CCPEEU señalan que las formas de transmisión más comunes incluyen:

  • Respirar gotitas respiratorias de una persona infectada.

  • Tocar un objeto con gotitas y después palparse la boca o la nariz.

  • Tener contacto con llagas en la piel causadas por estreptococos del grupo A.

  • Compartir alimentos o utensilios de comida con una persona infectada.

Por suerte, según los CCPEEU, la propagación de las infecciones por estreptococos mediante objetos domésticos, como los juguetes de su hijo, es menos probable.

Síntomas

Aunque la faringitis estreptocócica no se origina en las amígdalas, estas pueden verse considerablemente afectadas. Cuando las bacterias estreptocócicas del grupo A entran en la cavidad bucal, pueden causar dolor de garganta junto con otros síntomas. Según la Mayo Clinic, estos pueden incluir:

  • Inflamación o puntos blancos en las amígdalas.
  • Fiebre.
  • Dolor al tragar.
  • Náuseas.
  • Fiebre.
  • Dolores musculares y dolor de cabeza.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.

También es importante que sepa que puede ser portador de bacterias estreptocócicas del grupo A aunque no presente ningún síntoma de la infección. En los niños, por desgracia, esta enfermedad puede provocar otras afecciones cuando no se trata o detecta, como por ejemplo la fiebre reumática, señalan los CCPEEU.

La faringitis estreptocócica y la amigdalitis

La diferencia entre la faringitis estreptocócica y las amígdalas con amigdalitis puede ser confusa. La amigdalitis simplemente se refiere a una inflamación de las amígdalas y, aunque la inflamación suele ser causada por un virus, también puede ser causada por las bacterias estreptocócicas. Esta inflamación que afecta las amígdalas también provoca enrojecimiento, así como dolor de garganta, según la Mayo Clinic.

Debido a que los síntomas de la faringitis estreptocócica y de la amigdalitis se parecen, en ocasiones puede ser difícil determinar la causa exacta de su dolor de garganta. Por ello, es importante que reciba un diagnóstico adecuado de un médico para saber si usted o su hijo padecen de una infección viral o bacteriana, de modo que le puedan administrar el tratamiento adecuado y ayudarle a aliviar el dolor.

La Mayo Clinic menciona que el médico puede determinar si la dolorosa infección de su hijo es ocasionada por una bacteria o por un virus, ya sea mediante una muestra faríngea indolora de la garganta o mediante un hemograma o análisis de la sangre. La muestra faríngea revelará la presencia de las bacterias estreptocócicas, mientras que un recuento de los diferentes tipos de células sanguíneas le ayudará al médico a identificar si la causa de la enfermedad es de origen bacteriano o viral. Aunque algunas clínicas ofrecen resultados rápidos, conocidos como pruebas rápidas de estreptococo, en otros casos los resultados pueden tardar de 24 a 48 horas.

Si el médico determina que su dolor de garganta es una faringitis estreptocócica, los tratamientos con antibióticos pueden aliviar la infección rápidamente. Por desgracia, los antibióticos no afectan a los virus, por lo que, si esta es la causa de la infección, su única opción es esperar a que la enfermedad pase, lo cual puede tardar hasta 10 días.

¿Se puede contraer una faringitis estreptocócica después de una extracción de amígdalas?

Si ha padecido de faringitis estreptocócica varias veces, puede que se pregunte si una extracción de amígdalas (o amigdalectomía) podría ser una buena opción. La Mayo Clinic informa que la ausencia de las amígdalas no evita los dolores de garganta ni la faringitis estreptocócica. Sin embargo, en algunas ocasiones las amigdalectomías pueden reducir la frecuencia o la gravedad de los casos recurrentes de faringitis estreptocócica, sobre todo si un niño padece de esta enfermedad siete o más veces en el curso de un mismo año. En última instancia, la extirpación de las amígdalas es una decisión personal, pero es posible que su médico le haga esta recomendación si las amígdalas obstruyen las vías respiratorias.

Consulte al médico si tiene dudas acerca de la faringitis estreptocócica y las amígdalas. El profesional le podrá ayudar a tomar la mejor decisión para usted y su hijo.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.