Anquilosis dental: problema de los dientes de leche

Madre ayudando a su hija a pintar

¿Alguna vez ha escuchado hablar de una condición dental que hace que los dientes de leche se hundan en el hueso en lugar de aflojarse como debería ser? Esta condición poco frecuente se conoce como anquilosis dental y si no se trata puede causar problemas adicionales con el tiempo. Descubra cómo detectar esta condición de manera temprana cuando todavía se puede tratar con facilidad.

 

Cómo detectar la anquilosis dental

 

Según los Institutos Nacionales para la Salud de los EUA (National Health Institutes, NIH), esta condición se presenta cuando un diente se fusiona con el hueso que lo rodea y empieza a hundirse en el tejido gingival cercano. Normalmente, unas fibras pequeñas conocidas como ligamentos periodontales mantienen a los dientes en su lugar, pero en los pacientes con anquilosis esta conexión no existe y el diente se fija directamente al hueso. Aunque esta condición puede afectar a los molares tanto de leche como permanentes, por lo general se detecta cuando a los niños no se les caen los dientes de leche cuando deberían.

De acuerdo con la Revista de la Organización Internacional de Investigación Científica de Ciencias Dentales y Médicas (International Organization of Scientific Research's Journal of Dental and Medical Sciences, IOSR-JDMS), se estima que la anquilosis se presenta en entre el 1.3 y el 14.3 % de la población. El trastorno tiene una mayor incidencia entre hermanos y es ligeramente más frecuente en mujeres. La anquilosis afecta a los dientes de leche con una frecuencia 10 veces mayor que a los dientes permanentes. El diente afectado con más frecuencia por esta condición es el molar de un año en el maxilar inferior. Los pacientes pueden presentar uno solo o varios dientes anquilosados.

 

Problemas causados por la anquilosis dental

 

El problema inmediato ocasionado por la mayoría de los casos de anquilosis dental es que el diente de leche fijado en el hueso no permite que brote el diente permanente. Con el tiempo, según los NIH, la condición causa otros problemas de salud bucal como dificultad para masticar en los casos en que los dientes posteriores no entran en contacto entre sí. También puede causar la pérdida de los dientes adyacentes por caries y la enfermedad de las encías.

Con el tiempo también pueden desarrollarse cambios permanentes de la estructura facial, como una mandíbula protruida y una reducción en la altura de la parte inferior del rostro. La revista IOSR-JDMS señala que también se pueden presentar problemas adicionales. Los dientes adyacentes, por ejemplo, pueden empezar a inclinarse a medida que el diente anquilosado se hunde. Los dientes en la parte opuesta del arco dental pueden erupcionar demasiado altos y sobresalir más de lo que deberían.

 

Diagnóstico y tratamiento de la anquilosis dental

 

Si cree que uno de los dientes en su boca o en la de su hijo está anquilosado, es importante que solicite atención profesional de un dentista. Con frecuencia, las personas no saben que tienen esta condición hasta que se detecta durante un examen dental rutinario. El diente afectado se puede identificar mediante un examen visual y los resultados suelen confirmarse con una radiografía dental.

Según Dentistry IQ, el tratamiento suele consistir en la extracción del diente anquilosado, de modo que el diente permanente pueda brotar adecuadamente. Se pueden colocar mantenedores de espacio para reservar el lugar hasta que brote el diente permanente. Otras opciones incluyen la colocación de materiales de restauración para aumentar la altura del diente.

 

Cuándo acudir a un especialista dental

 

A medida que progresa la condición, es posible que sea necesario que se involucren otros especialistas de la salud bucal. Un ortodoncista podrá corregir los problemas óseos y de la mordida. En ocasiones, también es necesaria una cirugía oral para exponer y reposicionar el diente permanente. También puede ser que sea necesaria la colocación de implantes si los dientes de leche no tienen un diente permanente debajo o si el diente anquilosado es un diente adulto.

La detección temprana siempre es una buena herramienta para evitar problemas en el futuro. Acudir a revisiones dentales periódicas así como a limpiezas le ayudará a mantener sus dientes en el mejor estado posible. Debido a que la anquilosis de un diente también puede ser causada por traumatismos, evitar las lesiones dentales es otro método de prevención. Usar protectores dentales al practicar cualquier tipo de actividad atlética es una manera fácil y efectiva de hacer que los deportes sean tan seguros como divertidos.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.